90 años de la llegada de Kubrick

Hace 90 años nació en Nueva York, Estados Unidos, Stanley Kubrick, uno de los directores, guionistas y productores más influyentes en la historia del cine. Celebramos a este grande del séptimo arte recordando ocho de sus películas más importantes.

Senderos de Gloria (Paths of Glory, 1957)

Punta de lanza en la carrera de Kubrick, es considerada una de las mejores películas en su filmografía, basada en la novela homónima escrita por Humphrey Cobb.  Este filme, obra maestra del cine bélico, fue la primera colaboración entre Kubrick y Kirk Douglas, una de las estrellas del momento y quien había quedado impresionado con el trabajo anterior del cineasta.

Espartaco (Spartacus, 1960)

Segunda colaboración entre Kubrick y Douglas, galardonada con 4 premios Oscar en las categorías de Mejor actor de reparto, fotografía, diseño de producción y diseño de vestuario. En 1991 fue restaurada con la propia colaboración de Kubrick, quien rescató un par de escenas que habían sido eliminadas por la censura en el año de su estreno. En el 2017 Espartaco fue seleccionada para su preservación en el National Film Registry.

Lolita (Lolita, 1962)

En 1962 Kubrick lleva a la pantalla la atormentada historia escrita por el ruso Vladimir Nabokov. El director logra captar los demonios que aquejan al ser humano a través de los protagonistas de esta historia: Sue Lyon como Lolita, James Mason como el profesor cuarentón Humbert Humbert, y Shelley Winters como Charlotte Haze, mamá de la encantadora Lolita.

2001: Una odisea en el espacio (2001: A Space Odyssey. 1968)

Clásico de la ciencia ficción que al día de hoy sigue tendiendo gran influencia sobre los cineastas que exploran este género. Sin duda, 2001: Una odisea en el espacio marcó una época en el cine al explorar innovadores efectos especiales que la han convertido en una película de culto.

La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971)

Filmada en escenarios del Reino Unido, La naranja mecánica está ubicada en un futuro distópico marcado por la violencia y el autoritarismo. En este filme, basado en el clásico literario de Anthony Burgess, una pandilla liderada por el desquiciado joven Alex DeLarge se dedica a cometer una serie de fechorías. Kubrick reflexiona sobre temas sociales y políticos que la ubican como una de las mejores películas jamás hechas, y cuya violencia cimbró las pantallas en  aquél momento.

El resplandor (The Shining, 1980)

Con este filme el cineasta neoyorquino exploró desde su particular punto de vista el género de terror a partir de la obra de Stephen King. La actuación de Jack Nicholson como el desquiciado Jack Torrance, escritor fustrado y alcohólico en cacería de su esposa e hijo, hacen de esta película una de las más importantes en la historia del género.  

Cara de guerra (Full Metal Jacket, 1987)

Narrada en dos tiempos distintos, Cara de guerra es el regreso de Kubrick al cine bélico desde una perspectiva atormentada y desgarradora, contando primero la historia de un grupo de jóvenes reclutas del ejército estadounidense bajo la instrucción del brutal sargento Hartman, y su posterior vida, un año después en el campo de batalla de la Guerra de Vietnam.

Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut, 1999)

Tuvo que transcurrir más de una década entre su anterior película y éste, su testamento fímico, con el cual Kubrick cierra una de las filmografías más imporatantes de la historia del cine. Más allá de las escenas sexuales de Nicole Kidman y Tom Cruise, entonces la pareja de moda en Hollywood, el cineasta reflexiona sobre la condición del ser humano, sus pasiones y deseos ocultos que, una vez liberados, no permiten arrepentimientos. Kubrick fallecería antes de mostrar la versión definitiva a Warner Bros.