Delirio por Be­llucci

La actriz italiana eclipsó con su presencia la quinta edición del festival de Los Cabos

Más de 25 años de haber debutado en la pantalla grande, Monica Bellucci sigue siendo la dueña de los deseos de muchos hom­bres, además que es admirada por algunas mujeres, gracias a su manera de conducirse en la vida.

En el marco de la quinta edición de Los Cabos Inter­national Film Festival, la ita­liana aseveró tener grandes coincidencias con México y sus tradiciones, incluso recor­dó cuando visitó la capital con motivo de la premier mundial de Spectre.

“Soy una mujer latina en una ciudad latina, las cultu­ras son similares. Amamos a la familia, la comida, tenemos muchas cosas en común. La vez pasada todo fue muy rá­pido, pero sentí la pasión de su ciudad, la gente es cálida”, dijo.

La diva italiana de 52 años asistió al festín fílmico para presentar On the Milky Road, propuesta que le dio la opor­tunidad de colaborar bajo las órdenes del cineasta serbio Emir Kusturica. La cinta abor­da la vida de un lechero en medio de la guerra, decidido a convertirse en monje, has­ta que un amor se presenta.

El trabajo posee un mensaje universal que todo el mundo debería seguir, según palabras de la misma Bellucci.

“Esta cinta prueba que el amor y la sensualidad es un asunto de energía, no de edad. Vemos a dos personas que no son jóvenes, sin nada que per­der, compartiendo algo mági­co, algo que necesitan. Es un mensaje de esperanza y todos necesitamos eso, amor, espe­ranza. Lo que mueve al mun­do es el amor. El hecho de que Emir Kusturica escribiera algo así para mí es hermoso, algo con gran feminidad, maternal, pero también frágil, puede perder el control, pero sobre todo esa feminidad”.

RESPETO POR GAEL GARCÍA

Ataviada en un vestido verde, la protagonista de Malena dio algunos adelantos de Mozart in the jungle, serie que pronto estrenará su tercera tempora­da, y en la que comparte cré­ditos con Gael García Bernal.

“Gael es muy talento­so, de nuevo hay varias cul­turas unidas. Siento mucho respeto por él, porque de la misma forma venimos de paí­ses latinos y trabajamos en algo que nos da exposición internacional.

“Eso significa que cuan­do eres un artista y tienes la oportunidad de trabajar alre­dedor del mundo, no se trata de tu nacionalidad, sino de un sólo idioma que se traspasa y así pue­des estar en contacto con todas las culturas, eso es maravilloso. Es­tamos hablando del lenguaje del alma, no el de las palabras, eso es lo que es el cine.

“Mi papel es el de una cantante de ópera. Ella está retirada, después veremos el por qué. Gael García es un director de música que quie­re regresarla a los escenarios. Estuvimos en esta producción americana, pero trabajamos con actores de todo el mun­do. Trabajamos en Venecia, es una bella ciudad, llena de misterio, sensualidad, como aquí es la ciudad del mar. Ve­necia representa un sueño y eso es también el cine, es el sueño que necesitamos”, subrayó.

Hoy en día, la protagonis­ta de Irreversible planea dar un giro de 180 grados en su carrera, ya que trabaja en un proyecto en el que México po­dría estar incluido.

“Quiero producir, no pue­do decir mucho, es un nuevo paso para mí, no lo había hecho, lo verán muy pronto. El venir a México es parte del proyecto, podría ser Los cabos, la Ciu­dad de México; de he­cho, esta última sede está en mi mente para el próximo proyecto”, reveló.

A minutos de concluir la conferencia de prensa, la exesposa de Vincent Cassel hizo hincapié en lo que repre­senta el tributo que el festival de Los Cabos le otorgó.

“Es un honor y como lo dije antes, después de todos estos años, aún quedan cosas por aprender. Es momento de decir gracias, pero tam­bién es un nuevo comienzo, quiero ser una actriz, no una estrella de cine. Como estre­lla eres un ocio y la gente hace una idea de ti y no te puedes mover de ahí. Como actriz puedes trabajar con varios directores y hacer cosas dis­tintas, puedes trabajar por ti misma, pero también como persona, como público”, indicó.

Vía Excélsior