Un Capitán Y Un Viaje Fantástico

Por Jorge Ruiseñor

CAPTAIN FANTASTIC cuenta la historia de un padre de familia y el difícil camino que toma para educar a sus hijos. Por decisión propia y contra cualquier juicio, viven en un bosque, alejados de un mundo decadente donde el individualismo desmedido lleva a todos a olvidar al prójimo y el entorno en el que existen. Pero cuando la familia recibe un golpe emocional que los deja varados en una situación complicada, se ven forzados a regresar a ese mundo del que han estado intentando escapar.

Matt Ross, el director de la cinta, tiene dos hijos. Fue, precisamente, su propia experiencia como padre la que lo llevó a preguntarse si la educación que estaba inculcando a su familia era la correcta. ¿Qué valores enseñar que puedan preparar a los hijos para vivir en una sociedad como la actual?

La carrera del cineasta incluye principalmente créditos como actor. Y es quizá debido a esto que su puesta en escena fluye con la naturalidad propia de la realidad. Desde la estética fotográfica hasta las interpretaciones ricas en improvisación, Ross le apuesta a la búsqueda de un sentido humano en el presente materialista. El personaje del padre en la película es el director mismo, es una mezcla de lo autobiográfico y lo aspiracional.

Y esa confrontación de las costumbres e ideales sobre los que se construye su país de origen es el puente que conecta con espectadores en otras latitudes. O cuando menos es así como lo ha percibido el mismísimo Matt Ross en festivales alrededor del mundo. Pues CAPTAIN FANTASTIC es tanto una búsqueda espiritual como una reflexión personal, es un comentario, una crítica. Pero por sobre todo eso, es un sueño.