X500, mejor película mexicana en el Festival de Los Cabos

El filme del colombiano Juan Andrés Arango se lleva el galardón México Primero en una gala en la que triunfaron las mujeres

El Festival Internacional de Los Cabos, el certamen que une películas, playas y naturaleza en uno de los entornos más privilegiados de México cerró su quinta edición, celebrada del 9 al 13 de noviembre, con un homenaje a las mujeres, las máximas triunfadoras del certamen, y un sabor más latinoamericano. X500, una coproducción entre México, Canadá y Colombia dirigida por el bogotano Juan Andrés Arango, un drama sobre la inmigración que se estrenó en el Festival de Toronto y pasó por San Sebastián, donde cosechó grandes elogios, se llevó el premio a la mejor película mexicana en la sección México Primero. No en vano su director la ha definido como un “filme panamericano” que mezcla los destinos de tres personajes, que viven en lugares opuestos del continente, en una mezcla de idiomas y experiencias.

El resto de la noche fue de ellas. American Honey, debut americano de la británica Andrea Arnold se alzó como mejor película de la sección oficial, tras haber ganado el premio del Jurado en el último Festival de Cannes por tercera vez, después de Red Road y Fish Tank. Arnold firma una road movie de la América profunda encarnada en una banda de chicos que se ganan la vida vendiendo suscripciones a revistas en una furgoneta, un retrato muy oportuno de esa América que ha votado a Trump. Uno de los favoritos de la noche, Amat Escalante. que competía con La región salvaje, se quedó sin galardón para sorpresa de muchos.

El premio del jurado fue a parar a Bellas de noche, de la mexicana María José Cuevas, una de las apreciadas del festival, que retrata el pasado olvidado de cinco de las vedettes más famosas de México en los años setenta. La otra gran ganadora fue Tamara y la Catarina, que se llevó el premio FIPRESCI, una coproducción hispano mexicana de Lucía Carreras sobre dos mujeres que intentan devolver un bebé a sus padres, un implacable retrato de la amistad femenina, pero también de un Mèxico en el que la única salvación parece ser los afectos y las redes familiares.

El broche final lo puso la actriz italiana Monica Belluci, que recibió el premio Lifetime Achievement a su carrera y que despertó el entusiasmo entre los asistentes a la ceremonia, en la que se proyectó Captain Fantastic, de Matt Ross con Viggo Mortensen, al declarar su respeto y su amor ” por la cultura mexicana y sus tradiciones”. Un mensaje esperanzador, en medio de la preocupación de muchos asistentes por la victoria de Donald Trump, pero business is business y, a juzgar por el resultado de esta quinta edición de Los Cabos (mil invitados, entre ellos la élite de la industria, directores y estrellas nacionales e internacionales como Oliver Stone, Rodrigo Prieto o la propia Bellucci y 45 películas en cuatro días), el show parece continuar.

Vía El País